NUEVAS PLANTAS

Aprende qué es una cama caliente, la necesitarás para sembrar este invierno

Habitualmente una cama caliente se construyen sobre un montón constituido por una mezcla de estiércol de caballo (en ocasiones mezclado con estiércol de vaca u oveja) y restos vegetales como hojas, hierba… Este montón, al fermentar, proporciona a las cajoneras que se sitúan encima el calor necesario.

Hay que tener cuidado de que la cama formada por el estiércol quede bien apretada y húmeda, pero sin exceso, puesto que sino no llegaría a calentarse.

Cuanto mayor sea el calor que queramos lograr, mayor será también la proporción de estiércol de caballo que usaremos. En caso de no disponer de él, podemos sustituirlo por estiércol de oveja, mezclado con estiércol de vaca. Otra opción es construirla sin estiércol, mezclando únicamente materia vegetal de fácil fermentación (como hierbas secas) con un abono orgánico de origen animal (sangre en polvo, por ejemplo).

Una vez preparada la cama caliente, su temperatura alcanzará los 60 ó 70º al cabo de 12 días aproximadamente. Después la temperatura comenzará a descender progresivamente. Cuando haya alcanzado los 25º C, será el momento adecuado para sembrar o plantar. Conviene proteger los lados de las camas cubriéndolos con estiércol de caballo para evitar el enfriamiento.

Deberemos mantener controlada la temperatura de las camas (entre 20 y 25º C) con un termómetro en el mantillo. Si la temperatura sube excesivamente, habrá que abrir un poco las cajoneras durante el día; si baja, habrá que renovar el estiércol de caballo de los laterales de la cama, y colocar esteras de paja por la tarde.

Deja tu Comentario

Déjanos tu comentario

/* ]]> */