LA TIERRA

¿Qué son y cómo hacer micorrizas caseras?

En el sustrato donde crecen las plantas no solo hay tierra, nutrientes y agua, también hay mucha vida microbiológica. Estos microorganismos pueden ser neutrales, perjudiciales o beneficiosos para la huerta, dentro de estos últimos unos de los más conocidos y apreciados son las micorrizas, hongos beneficiosos que crecen en simbiosis con las raíces de las plantas, protegiéndolas y mejorándolas.

¿Qué son las Micorrizas?

Las micorrizas son hongos beneficiosos para las plantas. La palabra micorriza define en el griego original la simbiosis entre un hongo y una raíz, obteniendo cada uno de ellos beneficio mutuo. La raíz obtiene agua y nutrientes mientras que el hongo obtiene hidratos de carbono y vitaminas que de por sí, no es capaz de producir.
Las micorrizas crean una película alrededor de las raíces, permitiendo a la planta producir mayor densidad de terminaciones, las cuales aumentan el caudal de nutrientes que pueden absorber. Además, protegen de ser colonizadas por otros hongos que no sean beneficiosos para las raíces de nuestras plantas.

Tipos de Micorrizas

Pueden ser de dos tipos, ectomicorrizas donde el hongo forma una capa colonizando la punta de las raíces más delgadas de la planta, a este recubrimiento se le conoce como hifa. Pero no llegan introducirse en las células de las raíces de las plantas, simplemente aprovechan los espacios intercelulares. Es común verlas en especies que poseen órganos reproductores fuera del suelo, como pueden ser las trufas y las setas.

El otro tipo de micorrizas se llama endomicorrizas y éstas sí penetran dentro de las células de las raíces, generando arbúsculos (nódulos pequeños) donde se produce el intercambio de elementos nutritivos antes comentado. Las endomicorrizas no suelen verse fuera de suelo.

Beneficios de las Micorrizas

Al contrario que con los abonos que aplicamos al suelo, las micorrizas no alteran las propiedades del suelo, simplemente viven en armonía con el resto de organismos. Una consideración para tener en cuenta, muchos de los fertilizantes sintéticos que se venden para alimentar a las plantas, acaban con las poblaciones de micorrizas, por lo cual es recomendable utilizar solo abonos de agricultura ecológica (bostas, compost, lombricompuesto). Éstos no modifican tanto las condiciones del suelo, haciendo que las condiciones para que las micorrizas puedan desarrollarse sean mucho más favorables.

Las micorrizas mejoran la capacidad de absorción de nutrientes por parte de las plantas, sobre todo aumentando los flujos de Nitrógeno y Fósforo.

El hongo micorriza es fantástico para mejorar la absorción de agua, aumentando la resistencia al estrés hídrico provocado por riegos que no son adecuados así como a las aguas afectadas por salinidad.

Mejora la resistencia ante hongos patógenos que pueden atacar las plantas dentro del suelo, realizando lo que se llama un efecto antagónico, ya que una vez colonizada la raíz por un hongo, beneficiosos en este caso, complica las cosas para que otro hongo, cualquiera que sea, colonice el mismo espacio.

¿Cómo hacer Micorrizas en casa?

Conseguir micorrizas de manera natural es bastante sencillo, aunque depende en gran medida de las condiciones climáticas donde se vive, por ejemplo en zonas desérticas o tropicales, así como en aquellas muy frías es más complicado de encontrar, las mejores zonas son aquellas de clima continental, con épocas más frías y otras más cálidas y lluvias.

Lo ideal será buscar un ecosistema formado ya hace tiempo, donde se puedan observar arbustos, árboles y hierbas autóctonas, un ecosistema completo como este y autóctono es el lugar ideal para conseguir el hongo. Obvia decir que debe ser un lugar lo más alejado de contaminaciones y lo más natural posible sin que haya acción de la mano del hombre.

Se deben buscar zonas con diferente vegetación a ras de suelo, por ejemplo al lado de unos árboles que tengan maleza debajo y luego más abajo todavía hierba, setas o musgo. En esa zona hay que recoger tierra y restos vegetales como cortezas de árbol y trozos de raíces.

Una vez obtenido nuestro tesoro, tenemos que mezclar un 25% de lo recogido en el bosque, con un 75% de tierra preparada para semillero con abono de agricultura ecológica, esta mezcla la situaremos en los tiestos donde vamos a plantar para que se vayan desarrollando, mejor en condiciones de temperatura suave y humedad moderada. Pasado un tiempo de un par de semanas el hongo micorriza debería estar suficientemente desarrollado como para trasplantar nuestros plantones a los tiestos.

Una vez las plantas arraiguen en el medio colonizado por el hongo micorriza, se unirán en simbiosis y mejorarán mutuamente y de manera completamente natural.
Deja tu Comentario

Déjanos tu comentario