CULTIVOS LAS LILIÁCEAS

Abril, mes para plantar ajos

ajo, bulbo, dientes

El ajo se utiliza para condimentar una gran variedad de platos, tiene beneficios para la salud maravillosos y se puede almacenar para tener disponibilidad todo el año. 

Preparación para cultivar

Averigüa cuándo plantar ajo en tu región.

En general, el mejor momento para plantar es a mediados de otoño o principios de primavera.

El ajo crece bien en una amplia gama de climas. Lo hace tan bien en las zonas de alta temperatura o humedad, o donde hay una gran cantidad de precipitaciones.

Elije un lugar de siembra y preparación del terreno.

El ajo necesita de mucho sol, pero puede tolerar la sombra parcial, siempre y cuando no sea por mucho tiempo durante el día o la temporada de crecimiento. El suelo debe estar bien trabajado y liviano para dar espacio al crecimiento de la futura cabeza.

Asegúrate de que el suelo tenga un buen drenaje. Los suelos a base de arcilla, pesados, que se encharcan no son buenos para la siembra de ajo.

Usa compost y estiércol para agregar nutrientes a la tierra antes de plantar el ajo.

Usa dientes de ajo fresco para plantar.

El ajo se cultiva mediante la plantación de los dientes – llamados semillas para nuestros propósitos – por lo que para empezar, todo lo que tienes que hacer es comprar ajo fresco. Elige el ajo en una tienda, o mejor aún, de una granja o en el mercado local de agricultores. Es muy importante que las cabezas de ajo elegidos sean frescas y de alta calidad.
Si es posible, evitar el ajo que ha sido rociado con aerosoles químicos y consultar sino fue irradiado ya que en ese caso no brotaría.

Elige bulbos de ajo fresco, con grandes dientes. Evitar el ajo que se ha vuelto blando. De cada diente brotará una planta de ajo, así que tenlo en cuenta cuando se esté calculando cuántas cabezas comprar.
Si tienes un poco de ajo en tu casa, que se ha brotado, ese servirá.

La siembra del ajo

Separa los dientes de una cabeza de ajo fresco. Ten cuidado de no dañar los dientes en su base, donde se unen a la placa de ajo. Si la base está dañada, el ajo no va a crecer.

Planta los dientes grandes. Los dientes más pequeños ocupan la misma cantidad de espacio en la cama de siembra, pero producen bulbos mucho más pequeños.

Entierra cada ajo en el suelo. Dirige la punta hacia arriba y planta los dientes alrededor de 2 pulgadas (5 cm) de profundidad.

Los dientes deben plantarse a una distancia de 20 cm (8 pulgadas) de separación unos de otros para contar con espacio suficiente para su desarrollo.

Cubre los dientes plantados con un mantillo. Puedes usar heno, hojas secas, paja, compost, estiércol bien descompuesto o recortes de césped bien secos.

Abona nuevamente en la primavera si estás plantando el ajo en otoño, o fertiliza en el otoño si estás plantando en la primavera.

ajo, bulbo, dientes

El cuidado de las plantas de ajo.

Riega las plantas con frecuencia. Los ajos recién plantados deben mantenerse húmedos para ayudar a que las raíces se desarrollen. No te exceda en agua, ya que el ajo no crece bien, o incluso puede pudrirse, si se encharcan durante los meses fríos.

Una vez crecido, riega profundamente una vez a la semana si no hay lluvia. Regar ajo no es necesario a menos que haya una sequía, y en dado caso, riega con moderación ya que el ajo no gusta de tierra mojada.

Reducir el riego gradualmente a medida que aumentan las temperaturas de la temporada. El ajo necesita veranos calurosos y secos para que los bulbos puedan madurar.

ajo, bulbo, dientes

Cosecha del ajo.

Puedes consumir algunos tallos como si fuera ciboulette. Mientras las plantas de ajo comienzan a crecer, largos tallos verdes surgirán y formarán bucles. Saca algunos y cómelos si lo deseas cortando en la base prolijamente.

Ten en cuenta las señales del ajo para saber cuándo estará listo para la cosecha. Los bulbos de ajo están listos para ser cosechados cuando se pueden sentir los dientes individuales en el bulbo y las hojas se vuelven amarillas o marrones.

Una vez que los tallos comienzan a secarse, es importante cosechar el ajo o la cabeza se “romperá” y se dividirá en dientes individuales.

Comienza la recolección al final del verano. La cosecha puede continuar hasta bien entrado el otoño, en la mayoría de los lugares. Algunos climas cálidos pueden permitir la cosecha temprana de ajo.

Afloja el área alrededor de cada bulbo con una pala. Tira de los bulbos de la tierra. Ten cuidado con el proceso de excavación, ya que el ajo tiende a magullarse con facilidad.
Lávalos bien y dejar secar en un lugar bien ventilado o en el sol suave durante unos días si no hay días de lluvia. El ajo puede quemarse con el sol, así que no los dejes afuera por mucho tiempo.

Cultivo de ajo en macetas

Cultivar ajos en macetas es muy fácil pero antes de hacer tienes que elegir el tipo o variedad de ajo que vas a plantar. Luego, también tienes que seleccionar el tipo de contenedor o maceta, pero teniendo en cuenta que las raíces de esta planta son profundas, por lo que necesitarás un recipiente de al menos 20 centímetros de profundidad.

Además, es preciso elegir macetas que cuenten con un drenaje de agua en la parte inferior para que pueda eliminar el líquido sobrante y no necesario, ya que esta planta es propensa a desarrollar enfermedades y hongos en las raíces por el exceso de agua.

  1. Utiliza la variedad de ajo que desees y separa los dientes del mismo dejando la cáscara que lo envuelve intacta.
  2. Por otro lado, llenar con tierra el contenedor o maceta (puedes utilizar tierra para macetas y/o combinarla con arena de jardinería). Al llenar el recipiente con tierra, dejar al menos un centímetro antes del borde.
  3. Luego colocar los dientes de ajo en el contenedor, enterrándolos por lo menos a 10 centímetros de la superficie y con la parte puntiaguda hacia arriba. Puedes colocar más de un diente de ajo en la maceta o contenedor pero estos deben estar a una distancia entre 8 y10 centímetros.
  4. Finalmente, colocar el recipiente en un lugar soleado (la ventana de la cocina puede ser propicia) para que le de sol al menos 8 horas al día.

Consejos

– Grandes dientes tienden a dar bulbos grandes.

– Guardar un bulbo o dos de ajo de la cosecha de este año para separar sus dientes para plantar el próximo otoño.

– El ajo es muy resistente al frío. Puedes plantar en el otoño, lo dejas en el suelo durante el invierno y lo cosechas a finales del próximo verano.

– Si bien es perfectamente correcto plantar ajo del supermercado o de una granja, es posible que desees probar otras variedades. Visita viveros o sitios web de viveros para muchas más opciones, incluyendo otros colores.

La Huerta de Antonia

https://www.vix.com/

http://buenasiembra.blogspot.com.ar/

Deja tu Comentario

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

/* ]]> */