AROMÁTICAS Y MEDICINALES CULTIVOS

Cómo combinar las aromáticas según sus necesidades

aromáticas, medicinales, riego, nutrientes, lombríz, cobertura, mulch

El cultivo de las Hierbas Aromáticas, Condimentarias y Medicinales es fácil en general. Son plantas que resultan ideales si recién estás comenzando con la huerta.

La mayoría de las plantas aromáticas van muy bien en jardineras, pero necesitarán más agua y nutrientes que si estuvieran plantadas en tierra.

Busca una ubicación con mucha luz, al menos, 4 o 6 horas de sol al día, cerca de una ventana si tienes poco espacio. Si las cultivas en interior, que sea un sitio muy luminoso, aunque no todas prosperan bien y tienden a estirarse y enfermarse.

Pero es fundamental es agruparlas de manera que podamos cubrir sus requerimientos por igual.

Dos jardineras podrían contener (un grupo para cada una):

• Romero (Rosmarinus officinalis)
• Tomillo (Thymus vulgaris)
• Salvia (Salvia officinalis)
• Orégano (Origanum vulgare)
• Mejorana (Origanum majorana)

• Menta (Mentha piperita)
• Albahaca (Ocimum basilicum)
• Perejil (Petroselinum crispum)
• Cebollino (Allium fistulosum)
• Cilantro (Coriandrum sativum)

aromáticas, medicinales, riego, nutrientes, lombríz, cobertura, mulch

A continuación veremos los fundamentos generales del cultivo de Aromáticas.

1. Riego

Muchas de las Hierbas son originarias del Clima Mediterráneo (Hisopo, Lavanda, Melisa, Orégano, Salvia, Santolina, Tomillo…) y necesitan poca agua para vivir. Otras necesitan más humedad: Menta, Perejil, Hierbabuena…

Cultivadas en maceta hay que regar bastante en verano. Para lograr un buen drenaje coloca en el fondo del recipiente trozos de cerámica. Según las condiciones concretas en que tengas la planta deberás regar más o menos: el clima, si está al sol, si le da el viento, si el suelo es suelo arenoso o arcilloso, primavera, verano…

Riega a primeras horas de la mañana o al atardecer; no en las horas de más sol.

Cuando pierda algo de lozanía da un riego copioso. Es la experiencia de su cultivo la que te irá enseñando. Mucha observación.

2. Abonado

Las plantas Aromáticas y Medicinales se abonan poco para que no pierdan sabor y aroma. Estas plantas prefieren un suelo normal en nutrientes minerales a uno rico, en lineas generales.

Con aportar una vez al año fertilizantes en tierra, vale. Si usas un abono orgánico (estiércol, mantillo, turba, etc.) se aplica en invierno (1 kilo por metro cuadrado).

Cultivadas en maceta y durante el desarrollo, añade por ejemplo, abono líquido orgánico como té de lombriz disuelto en la regadera (1 vez al mes). Cambiar los 3 ó 4 primeros centímetros de sustrato de la maceta por tierra nueva, también es bueno.

3. Acolchado

El acolchado o mulching consiste en extender en la base de las plantas cortezas de pino, grava, paja, mantillo, plástico negro, esterillas u otros materiales. Sus beneficios son:

Conservan la humedad del suelo, por lo que hay que regar menos. Esto, en climas secos en los que llueve poco, o para superar el verano, es muy importante.

Los acolchados orgánicos se van descomponiendo lentamente, y aportan así algo de humus al suelo.

Estéticamente son decorativos, por ejemplo, las cortezas de pino. Se venden en sacos de plástico en trozos gruesos o finos. Se pueden extender sobre una lámina geotextil negra, que deja pasar el agua, y así, ya, malas hierbas, cero.

Si no hiciste un acolchado en el momento de plantar, lo puedes poner en cualquier momento.

4. Poda

Orégano, Menta, Melisa, Lavanda, Tomillo, Salvia, Santolina,… recórtalas tras la floración para provocar un nuevo desarrollo sano, si no, se harán leñosas. Llegado el verano, recorta hierbas como la menta para estimular el desarrollo de hojas nuevas. El Tomillo es mejor podarlo poco y frecuentemente a lo largo de la primavera y el verano. No obstante, después de algunos años, aunque las hayamos podado cada año, será preciso arrancarlas y plantar otras nuevas, puesto que pierden su forma original.

Si algunas Hierbas tienen un crecimiento excesivo se recortan también.

Elimina restos de flores pasadas y capítulos, ya que consumen reservas y afean a la planta. Elimina hojas secas.

Cuando necesites un ramito de perejil o de menta, corta con una tijera un tallo siempre por encima de una yema, de forma que la planta pueda seguir desarrollándose.

5. Pinzados o despuntes 

Si la planta está larguirucha y poco densa, es conveniente hacer un pinzado o despunte. Esto consiste simplemente en recortar ligeramente las puntas de los brotes para provocar que salgan brotes por los lados y hacer una mata más compacta y ramificada, en vez de tallos tan largos y pelada por abajo. e en general, los insecticidas biológicos son menos eficaces para matar a los parásitos que los convencionales.

La Huerta de Antonia

Fuente

Deja tu Comentario

Déjanos tu comentario

/* ]]> */