AROMÁTICAS Y MEDICINALES CULTIVOS FLORES Y BUENAZAS

Cómo cultivar la caléndula

insectos, aceite, cicatrización, flor, digestión, caléndula, semillas, verano, semillero

La caléndula es una planta conocida por el uso medicinal de su flor. Las flores de la caléndula se han usado durante mucho tiempo como remedios naturales para prevenir dolores en los músculos, para tratar el dolor de boca y garganta, los dolores menstruales (también para provocar el inicio de la menstruación), reducir la fiebre y acelerar la cicatrización, entre muchos otros usos.

Pasos a seguir:

1

Antes de nada, elige un buen sitio para colocar tu caléndula. Una buena opción es situar varias de estas plantas bordeando los límites de tu jardín y huerta, ya que su olor mantiene alejados a muchos insectos. Es una forma de proteger tus plantas. Lugares con mucho sol no serán tampoco un problema para acoger las caléndulas, ya que adapta muy bien.

La caléndula también puede ser una planta de interior si le aseguras una buena iluminación a diario. Recuerda, cuanta más luz, más bonita lucirá tu caléndula.

2

Una vez hayas decidido qué lugar es el más idóneo, es hora de plantar la caléndula. Elije un semillero del tamaño que prefieras, dependiendo de cuán grande quieras que crezca la planta o cuántas quieras plantar, y rellénalo con tierra fresca dejando libre más o menos dos tercios del recipiente.

insectos, aceite, cicatrización, flor, digestión, caléndula, semillas, verano, semillero

3

Ahora deberás, en tercer lugar, colocar una o varias semillas sobre la tierra que hemos puesto en el semillero. Ubícala más o menos en el centro y vuelve a rellenar el recipiente de tierra hasta colmar el borde.

A continuación, asegúrate de que el lugar donde has ubicado el semillero recibe mucha luz solar, pero no sol directo, y mantén la tierra húmeda el máximo tiempo posible. Si el semillero está en el interior de la casa, colócalo en una ventana por la que entre mucha luz.

4

El próximo paso a aprender sobre cómo plantar caléndulas es la paciencia. Una virtud inestimable y que abunda muy poco, por eso esta planta es perfecta para los impacientes, ya que la caléndula es una planta que crece a un ritmo acelerado. Cuando la caléndula empiece a asomar, deberemos esperar a que tenga al menos 5 centímetros de tamaño.

5

Ahora es el momento de trasplantarla del semillero a su lugar permanente. Ya sea que vayamos a trasplantar la caléndula directamente en nuestro jardín o a un macetero, debemos asegurarnos en ambos casos de que todas las raíces y la tierra que hay a su alrededor se muden intactas de casa. Para ello, tendremos que realizar esta última operación con sumo cuidado.

Antes de mover la planta, debemos preparar su nuevo hogar para que el trasplante sea lo más rápido posible. Cava un agujero en el suelo o en la maceta lo suficientemente grande para la planta. En los envases de las semillas se indica el espacio necesario que requiere cada planta, las más pequeñas necesitarán unos 12 centímetros y las más grandes unos 45 centímetros de distancia entre ellas y el resto de plantas que haya cerca.

6

Y ya está. Nuestra caléndula crecerá hasta 60 centímetros de altura, sana y hermosa si le procuramos mucho sol. Como últimos consejos, es recomendable plantar las caléndulas a finales de verano, asegurarse de que tienen un buen drenaje y no regarlas excesivamente, aunque cuando las flores están fuera requieren un poco más de agua de lo habitual.

¿Quieres además conocer cómo se hace el aceite de caléndula? Lee nuestro artículo aquí

La Huerta de Antonia

Fuente

Deja tu Comentario

Déjanos tu comentario

/* ]]> */