AROMÁTICAS Y MEDICINALES

Cómo cultivar Romero

El romero es una maravillosa hierba con gran aroma y deliciosa que puedes propagar tú mismo y cultivarla en maceta o tierra. Por lo general no es difícil cultivar romero; una vez que eche raíces, este arbusto perenne y leñoso será parte de tu jardín por varios años. Aquí te mostramos cómo sembrarlo, cuidarlo, y cosecharlo.

Consigue un esqueje de romero. El romero es fácil de cultivar mediante esquejes, en lugar de sembrar semillas. Acércate al vivero de tu localidad y compra unos esquejes, o mejor aún, busca una planta de romero que te guste y corta algunos pedazos de 10 cm para que se esparza. La mejor época para hacer esto en al final de la primavera, pero si vives en un clima cálido, puedes hacerlo también durante el inicio del otoño. Las plantas que siembres de esquejes tendrán la misma calidad del arbusto original.

  • Si prefieres sembrar una variedad que no has visto en tu área, puedes comprar esquejes por internet o preguntar en el vivero si pueden conseguirte alguno. Existen muchas variedades de romero, cada una con propiedades levemente distintas. Algunas crecen muy tupidas y grandes, mientras que otras crecen al ras del piso; algunas tienen flores moradas, y azules o blancas.
  • También puedes comprar plántulas, en caso de que no quieras propagarlas por medio de esquejes.

Propaga el romero. Pon cada esqueje en una maceta pequeña con dos tercios de arena gruesa y un tercio de turba o resaca. Coloca la maceta en un lugar soleado, pero no donde le de la luz del sol directamente. Riega el esqueje con regularidad y manténlo en un lugar cálido hasta que se formen las raíces, lo que tomará aproximadamente 3 semanas.

  • Para ayudar a que los esquejes broten, puedes colocar toda la maceta en una bolsa con algunos agujeros en la parte superior. Esto ayudará a regular la temperatura y mantendrá el ambiente del esqueje húmedo y cálido.
  • Además puedes sumergir las puntas de los esqueje de romero en enraizante (Mira este artículo sobre cómo enraizar naturalmente tus gajos)

Planta las plántulas. Una vez que se haya formado la raíz, puedes plantar el romero en macetas o en tu jardín. El romero se adaptará a l mayoría de condiciones de crecimiento, ya que es muy resistente. Esta planta está bien en la nieve, en piedras calizas, a altas temperatura, al lado del mar, y en todo tipo de suelo. Sin embargo, crecerá mucho mejor en climas cálidos. Elige un lugar soleado y seco.

  • Decide si quieres que el romero crezca en macetas o como un arbusto en tu jardín. Incluso puedes sembrarlos para que crezcan como un lindo y aromático cerco vivo. En climas más fríos, lo mejor será sembrar el romero en macetas, de modo que puedas trasladarlo si es necesario.
  • Si lo siembras en el jardín, elige un suelo con buen drenado. Las raíces del romero podrían echarse a perder en suelos con mucha humedad.

Cuida el Romero

Riega el romero con poca frecuencia. El romero prefiere el suelo más seco, así que no te excedas al regarlo. Estará bien con el regado promedio de un jardín. Es mejor para el romero que la mayoría del agua que absorba provenga de la lluvia.

No te preocupes por los fertilizantes. Esta no es una hierba que los necesite. Sin embargo, asegúrate que haya un poco abono como el compost o lombricompuesto.

Si vives en un lugar de clima frío, mete las macetas a tu casa durante el invierno. Aunque el romero es fuerte, puede sufrir en climas muy fríos y sus ramas pueden dañarse cuando se lleven de nieve espesa. Para asegurarte de que la planta sobreviva en invierno, es mejor que la tengas dentro de casa.

Poda la planta de romero cuando sea necesario. Podar la planta no es necesario para su salud, pero las ramas de romero tienden a crecer muy largas y ocupan mucho espacio en el jardín. Corta unos cuantos centímetros de las ramas cada primavera para ayudar a que mantengan su forma.

Cosecha y utiliza el romero

Cosecha el romero. Corta la cantidad de ramitas de romero que necesites. Sus ramas seguirán creciendo con normalidad. Ya que el romero siempre está verde, puedes cosechar todo el año.

Guarda las ramitas en un lugar fresco y seco. También puedes congelar el romero colocándolo en una bolsa para comida dentro del refrigerador. De manera alternativa, puedes sacar las hojas de las ramitas y guardarlas en frascos herméticos. Si lo guardas de este modo, el romero se secará gradualmente y se conservará varios meses.

Consume el romero. El romero es un excelente complemento tanto en platos salados como dulces. Utilízalo para darle sabor a la carne y al pollo, al pan, a la mantequilla, e incluso al helado. Las siguientes recetas son deliciosas y llevan romero:

  • Pan de hierbas
  • Focaccia
  • Jarabe de romero
  • Sorbetes de limón con romero.

Cómo secar o deshidratar hierbas aromáticas

Fuente

Deja tu Comentario

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

/* ]]> */