AGRICULTURAS LA TIERRA

Cómo desinfectar el suelo mediante la solarización

solarización

Esta técnica para el control de pestes del suelo (patógenos, malezas, artrópodos y nematodos) se refiere a una nueva práctica de desinfección por medio de energía solar.

La energía del sol atrapada, eleva la temperatura del suelo lo suficiente como para inactivar muchas plagas y enfermedades. La energía de la radiación solar es capturada cuando se coloca una lámina de polietileno transparente sobre el suelo, debido a que la energía reirradiada (mayor longitud de onda) no pasa a través de esa película a la atmósfera exterior. Hace cien años, se usaba el calor del sol para calentar el suelo o parte de plantas exponiéndose directamente al sol durante el verano. Pero el uso de polietileno (u otro material plástico adecuado) como tratamiento del suelo y replantación, permite un mejor control y una solarización más efectiva. Esta técnica es solamente efectiva cuando se usa en suelos húmedos por períodos de varios días o semanas.

Los suelos secos deben ser irrigados antes de ser cubiertos, para estimular el pasaje de patógenos en estado de dormancia a formas activas, sensibles a la temperatura y promover actividad biológica que conduzca a procesos benéficos que estimulen el control.

El principio básico de la solarización es el calentamiento del suelo a temperaturas entre 36º y 50º C en los 30 cm. superiores. Muchos países como Israel, Grecia, Marruecos, Italia, Australia, EE.UU, Brasil lo practican con buenos resultados, en los aspectos prácticos del manejo de muchos patógenos, malezas, ácaros, bacterias y nematodos. Esta práctica activa mecanismos de tipo físico, químico y biológico del suelo, que producen la muerte de patógenos, incrementa el rendimiento de los cultivos y disminuye las poblaciones de malezas, principalmente anuales.

Principios de la solarización del suelo

Su efectividad para la desinfección del suelo depende de varios factores:

Temperatura: La temperatura del suelo constituye la principal variable de este proceso.

Humedad: Es otro factor de gran importancia en relación a los microorganismos, pues la transferencia de calor se aumenta por la humedad del suelo, y su crecimiento se ve favorecido, haciendo que se vuelvan más vulnerables a los efectos letales del aumento de la temperatura de la solarización.

Longitud del día e intensidad solar: Estos factores afectan directamente la solarización siendo los meses de verano los mas apropiados (diciembre a febrero).

Características de la película plástica: La película de baja densidad tiene amplia aceptación para el uso de ésta técnica debido a su flexibilidad, resistencia a la tensión y resistencia a horadarse y rasgarse. Los de menor costo y más eficientes son los de 0.025 a 0.040 mm. El polietileno es ideal porque es esencialmente transparente a la radiación solar y completamente opaco a la radiación terrestre, funcionando como almacenador solar.

Características del suelo: La absorción de la radiación solar varía de acuerdo con la coloración, textura y estructura del suelo. En igualdad de condiciones, un patógeno es más afectado en un suelo arcilloso que en uno arenoso.

La solarización en la práctica

Trabajar el suelo en profundidad, (no menos de 30-45 cm.).

Incorporar los abonos.

Formar el futuro tablón ligeramente abovedado.

Regar suavemente para que penetre en profundidad, que no achate la tierra, (esta tarea puede tomar varios días).

Comprobar que el suelo esté mojado en todo el perfil.

Colocar el polietileno de solarización sobre el cantero, preferentemente en horas de sol para poderlo estirar bien y que no queden burbujas de aire.

Asegurar la cobertura.

Dejar transcurrir de 4 a 6 semanas. ·

Época apropiada: diciembre a febrero.

Quitar el polietileno.

Acondicionar el tablón y usar.

Atención: las herramientas que se usen deben ser lavadas con agua y lavandina para preservar la desinfección del suelo.

Fuente

Deja tu Comentario

Déjanos tu comentario

/* ]]> */