FRUTOS DE LA HUERTA

Cómo podar tomates y guiar su desarrollo

tomates cherry

Para cultivar tomates, el objetivo principal es conseguir que la planta produzca la mayor cantidad posible de frutos maduros. Si cultivas tomates en rama o de variedad indeterminada, podando las plantas para eliminar brotes y hojas innecesarios te asegurarás de que todos los nutrientes se dirijan a los frutos. Si cultivas una variedad determinada, podar la planta en exceso será contraproducente.

Elimina todos los chupones y las hojas que haya por debajo de la primera rama con flores. Hazlo tengas el tipo de tomatera que tengas. Eliminar todo lo que haya bajo la primera rama con flores, ayudará a mantener la planta fuerte y a que desarrolle un tallo resistente. De esta forma, te asegurarás de que todos los nutrientes lleguen a los frutos, en lugar de malgastarlos en brotes innecesarios.

  • Para eliminar un chupón, toma el pecíolo por la base, con el pulgar y el índice, y dóblalo hacia detrás y hacia delante hasta que se quiebre de forma limpia. Lo ideal es hacerlo cuando el brote es joven y flexible. La secuela se curará rápidamente. Este tipo de corte se llama “corte sencillo”.
  • A medida que los tallos y las hojas (no los chupones) crece, cultívalos debajo del primer grupo de flores. Si vives en una zona más cálida, como la zona 9, debes dejarlos hasta que comiencen a marchitarse. Son importantes, pues dan sombra al suelo hasta que la planta madure. Por otro lado, si la planta se encuentra en un entorno húmedo (p.ej., un invernadero), retira “todo” lo que esté debajo del primer grupo de flores con la finalidad de mejorar la ventilación. La humedad puede fomentar la aparición de enfermedades y también hace que las lesiones dejadas por la poda se sequen más lentamente, lo que deja a la planta vulnerable. Al mejorar la ventilación, ayudarás a proteger la planta.

poda de tomates

Deja los brotes más gruesos. Los chupones más gruesos no se deben pellizcar, ya que al hacerlo podrías dañar toda la planta. Si el chupón es más grueso que un lápiz, utiliza el método de corte “Misuri”: pellizca solo el pecíolo del chupón, dejando una o dos hojas detrás para favorecer el proceso de fotosíntesis y para proteger el fruto en fase de desarrollo del sol. El inconveniente es que los chupones se desarrollarán a partir del pecíolo que has dejado, lo cual hará necesario seguir podándolo. Esta técnica es más apropiada para los chupones grandes (si el corte no sana bien, quedará lejos del tallo principal, y dejar unos cuantos centímetros de chupón ayudará a reducir los daños sobre la planta).

  • Poda los chupones durante todo el verano para mantener la planta sana. Los chupones crecen rápido, por lo que necesitarás cortarlos una o dos veces a la semana.

Elimina las hojas amarillas. Las hojas amarillas consumen más azúcar de la que producen. Conforme la planta vaya madurando, las hojas más bajas irán empezando a adquirir un color amarillento y a marchitarse. Esto es totalmente normal, pero debes arrancarlas de la planta en cuanto aparezcan. De esta forma, mantendrás la tomatera fresca y la protegerás de las enfermedades.

Corta la parte superior de la tomatera. Para sacar el máximo partido de los últimos brotes de la temporada, es necesario cortar la parte superior de la planta. Un mes antes de la fecha estimada para las primeras heladas, o cuando la tomatera alcance el techo del invernadero, elimina el brote terminal. A estas alturas de la temporada, los tomates que se encuentren en fase de crecimiento, dispondrán de un tiempo limitado para alcanzar la madurez, por lo que todos los nutrientes deben ir directos al fruto.

Fuente

Deja tu Comentario

Déjanos tu comentario

/* ]]> */