CULTIVOS FRUTOS DE LA HUERTA

Cultiva Habas para cuidar el suelo

Hoy te presentamos un cultivo de invierno que resulta ideal para reponer los nutrientes de los suelos agotados por los cultivos del verano. Además es un muy buen alimento por las vitaminas y minerales que posee. Estamos hablando de las Habas (Vicia faba)

Esta es la ficha técnica:

Nombre común o vulgar: Haba, Habas verdes
Nombre científico o latino: Vicia faba
Familia: Leguminosas.
Origen: Oriente Próximo.

Las habas son fáciles de cultivar y muy prolíficas.
Se comen tanto las habas como las vainas.
Las hay altas y bajas, y algunas de ellas son lo bastante resistentes como para poder sembrarlas en otoño y obtener así cosechas más tempranas.

Características:

Planta robusta que desarrolla follaje abundante.
Mata baja, puede alcanzar 1,5 m.
Hojas alternas, compuestas, paripinnnadas, con foliolos anchos ovales-redondeados, de color verde y desprovistas de zarcillos.
Flores axilares, agrupadas en racimos cortos de 2 a 8 flores, poseyendo una mancha grande de color negro o violeta en las alas, que raras veces van desprovistas de mancha.
Fruto tipo legumbre de longitud variable, pudiendo alcanzar hasta más de 35 cm. El número de granos oscila entre 2 y 9.
El color de la semilla es verde amarillento, aunque las hay de otras coloraciones más oscuras.

Es muy nutritiva y rica en proteínas.
Consumo rehogadas, salteadas con ajo y cebolla de verdeo desgranadas o con vaina. Ideal para guisos y sopas verdes.
Antes de la maduración completa de las semillas, la vaina es perfectamente comestible.
Las variedades altas pueden crecer hasta cerca de 1.2 m de altura y en general hay que poner tutores.

Composición química de las habas verdes:


Agua 77%
Hidratos de carbono 12% (fibra 3%)
Proteínas 9%
Grasas 0, 7%
Sodio 100 mg/100 g
Potasio 1000 mg/100 g
Calcio 18 mg/100 g
Hierro 2 mg/100 g
Fósforo 217 mg/100 g
Vitamina C 20 mg/100 g
Vitamina A 15 mg/100 g
Vitamina B1 0, 3 mg/100 g
Vitamina B2 0, 2 mg/100 g

Cómo cultivarlas

Temperaturas:

Aunque no es de las más exigentes prefiere temperaturas uniformes templado-cálidas y los climas marítimos mejor que los continentales.
Temperatura óptima 15º-22º C.
Sufre ante calores rigurosos por ello es mejor cultivarlas en otoño invierno.

Suelo:

El haba común se puede cultivar en cualquier suelo bien drenado.
Es poco exigente en suelo, aunque prefiere suelos arcillosos o silíceos y arcillosos calizos ricos en humus, profundos y frescos.
Le perjudican los suelos húmedos mal drenados.
El pH óptimo oscila entre 7,3 y 8,2.

Preparación del terreno:

La preparación del suelo requiere de una labor de 25-40 cm de profundidad, aprovechando para estercolar y enterrar el abonado de fondo.

Posteriormente las labores se limitan a 1 ó 2 escardas, con especial cuidado, dada la fragilidad de las plantas.

Siembra:

En climas templados la siembra se realiza en otoño y en climas fríos su siembra se realiza en primavera.
Hileras de 60 cm de distancia y 20 cm entre planta y planta.
La siembra se realiza a chorrillo, a golpe, a mano o con sembradora.
Las semillas se disponen en líneas o caballones, con una distancia entre líneas de 50-60 cm y 25-30 cm entre plantas.
La nascencia se produce a los 8-12 días, dependiendo de la temperatura y la recolección se realiza transcurridos aproximadamente 90 días (según variedades).
Siembra las semillas más grandes a 5 cm de profundidad y a 25 cm de distancia entre sí, en una tierra bien removida y abonada.
Siembra entre mediados y finales de otoño, o bien siembra las semillas en macetas bajo cristal a mediados del invierno.
Las habas comunes se cultivan normalmente en una doble hilera de 25 cm de separación y con 20 cm entre las semillas, que se espacian en una hilera de 5cm de profundidad.
Si el jardín es frío, coloca las siembras en otoño bajo una campana de cristal.

Riego:

Riego reforzado cuando las plantas estén en floración y fructificación.

Abonado o fertilización:

Junto a las labores de preparación del terreno se aporta un abonado adicional cuando estén por florecer con estiércol compostado, compost o lombricompuesto.
Se puede aprovechar las semillas que sobren para hacer un cultivo de abono verde (se entierran los vegetales y aportan nitrógeno), en zonas del suelo que queden al descubierto.

Otras labores:

Desherbar.
Aporcar la tierra de la base de las plantas.
Guiar las variedades más altas con estacas y cuerdas.
Despuntar los extremos de los principales tallos una vez que se hayan formado las primeras vainas para que maduren antes, así como para impedir la acción del pulgón negro.

Plagas y enfermedades de las habas verdes:

– Pulgón negro.
– Sitona (igual que el guisante).
– Lixus (escarabajo).
– Roya.
– Esclerocio (moho blanco).
– Mildiu.
– Mancha de chocolate (botrytis).
– Jopo (planta parásita).

Recolección:

Duración del cultivo de 70 a 90 días.
Deben recolectarse cuando las vainas estén todavía verdes y bien péndulas, antes de que la piel de las semillas empiece a volverse áspera.

Fuente

Deja tu Comentario

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

/* ]]> */