FRUTOS DE LA HUERTA

El árbol de ciruelas, plantación y cuidados

El árbol de ciruelas, el ciruelo es otro de los árboles frutales que tienen una gran popularidad y aunque su origen es oriental, actualmente es posible encontrarlo en muchas regiones de occidente y en un gran número de variedades. Usualmente se forman como árboles de porte mediano o alto, con flores que se distinguen por ser blancas y aisladas, mientras que el fruto generalmente esta cubierto de pruina. En esta ocasión les queremos hablar acerca de cómo plantar ciruelos en casa para conseguir estas deliciosas frutas.

Plantación de ciruelos

A manera de preparación para la plantación, lo primero que debe hacerse es realizar un desfonde del suelo donde se pretende plantar el ciruelo. Este desfonde debe ser de alrededor de 50 cm de profundidad y luego de esto debe llevarse a cabo la plantación, la cual preferentemente tiene que darse durante la temporada invernal, justo después de que han pasado los climas más fríos e intensos.

Ahora bien, una vez que el suelo ha sido desfondado, la apertura de los hoyos debe tener las dimensiones suficientes como para colocar la planta del ciruelo sin mayor problema. En caso de que no se haya desfondado el suelo, lo recomendable es que a los hoyos se les de unas dimensiones de 70 cm de profundidad y alrededor de 40 cm de largo y de ancho. En cuanto al espaciamiento de la plantación, esta suele ser de entre 6 a 7 metros a marco real. También es importante señalar que la profundidad a la que debe enterrarse la planta del ciruelo debe ser parecida a la que viene indicada de vivero.

Polinización

Al momento de planear la plantación del ciruelo se recomienda considerar que se tienen un gran número de variedades requieren la presencia de otras variedades para tener una buena producción. Por lo tanto es necesario que las plantas se encuentren bien distribuidas y asegurarse de que también tenga una buena polinización. Esto es importante considerarlo ya que existen muchas variedades de ciruelos que son parcialmente auto-estériles o auto-fértiles. Para asegurar la correcta elección de polinizadores es fundamental observar con anterioridad que tan efectivos son en la misma comarca ya que es necesario que coincidan con la floración.

Cultivo

Las labores sobre el cultivo tienen que ser muy superficiales y con la intención de eliminar las malas hierbas, así como servir para suprimir los brotes que son bastante comunes cuando la variedad cultivada ha sido injertada sobre determinados patrones. De hecho esta proliferación de brotes se hace más frecuente cuando los injertos tienen su origen en una multiplicación vegetativa.

Por lo general se recomienda hacer una labor fundamental en la temporada invernal ya que en esta temporada las labores tienen menos efectos negativos debido a que el árbol del ciruelo no se encuentra activo. Debido a que tiene una profundidad de 15 cm, se aprovecha esta labor para integrar y ubicar al abonado básico de fondo a manera de preparación ante la movida del árbol. También es importante señalar que durante el transcurso de la vegetación se dan entre dos a cuatro labores superficiales que tienen como objetivo dejar el terreno libre de malas hierbas, al mismo tiempo que se mantiene la humedad del mismo.

Riego y abonado

Finalmente y con respecto al riego y el abonado del ciruelo, primero hay que decir que este árbol frutal debe plantarse en suelos con un buen índice de retención de humedad. En condiciones normales se recomienda un riego un mes antes de la movida a manera de preparación de la misma y con dos a tres riegos más durante la primavera y verano para completar. En cuanto al abonado, lo ideal es que este se determine en función de un análisis de la tierra, pero en caso de no tener este análisis, se recomienda el uso de unas formulas de abonado.

Fuente

¿Cómo atraer polinizadores a tu huerta?

Deja tu Comentario

Déjanos tu comentario

/* ]]> */