FRUTOS DE LA HUERTA PLANTAS SANAS

El tomate no puede faltar en la huerta

tomates cosecha

La tomatera es una hermosa y compleja planta que pertenece a la família de las Solanáceas y, aunque actualmente es cultivada a lo largo y ancho del planeta, es originaria del continente americano.

Es muy apreciada desde el campo alimenticio por su rico fruto (tipo baya), carnoso y de color rojo, al que llamamos tomate, y que utilizamos cotidianamente tanto crudo como procesado de diferentes maneras.

Cultivo

flor de tomateEn cuanto a su cultivo, es importante señalar que es una hortaliza con un ciclo de cultivo bastante complejo, y con unos requerimientos vitales y nutricionales muy completos. Necesita riegos abundantes y sol directo.

Podríamos decir que no es el mejor cultivo para iniciarse en el mundo del huerto. Sin embargo, a continuación te vamos enumerar los pasos fundamentales en su cultivo y los aspectos principales que debes tener en cuanta cuando te pongas manos a la obra con él:

  • Sembrado: En regiones de clima suave se deben sembrar las semillas a fines de invierno, y a principios de primavera en climas más fríos. Es recomendable hacerlo en semillero, cubriendo cada semilla con medio centímetro aproximadamente de tierra o sustrato. Posteriormente, regaremos cuidadosamente para no mover demasiado la tierra, y la mantendremos húmeda hasta la aparición de los primeros brotes.
  • Transplante: Cuando veamos que las plántulas están más o menos desarrolladas (tienen ya al menos 4 hojas), las trasladaremos al lugar donde deseemos crear nuestro huerto, bien sea a tierra libre como a cajones o mesas de cultivo de cultivo. Esta parte es delicada, y para no dañar las plántulas al sacarlas, debemos cogerlas desde la parte del tallo más próxima a la tierra, y arrancarlas de la misma con firmeza pero con cuidado. Las enterraremos de nuevo en su nueva ubicación, cubriendo de tierra el tallo hasta donde empiezan las primeras hojas. Regaremos de forma abundante y regular.
  • Instalación de tutores: Los tutores son palos (puedes usar, por ejemplo, cañas) de alrededor de metro y medio de altura que se instalan al lado de cada planta. Unos 15 o 20 días después del trasplante, sujetaremos cada tomatera a su tutor, siempre por debajo de cada rama floral. Este procedimiento es necesario en todos los casos, pues las tomateras pueden llegar a crecer hasta más de dos metros, y sin un tutor que las soporten, no podrán crecer correctamente y, por consiguiente, no nos darán buenos tomates.
  • Poda: Es conveniente llevarla a cabo entre noviembre y enero, y siempre deberemos realizar las sucesivas podas cortando por encima de las ramas florales. Es importante señalar que no será necesario podar las variedades de porte definido, es decir, las que tienen un crecimiento limitado.
  • Recogida: Se suele realizar desde diciembre hasta marzo, en función del grado de madurez de los tomates, que es de sencilla evaluación, según su color y consistencia.

poda del tomate

Plagas y enfermedades

Tras repasar los principales aspectos del cultivo y cuidado de la tomatera, enumeraremos algunas de las enfermedades y plagas que puede sufrir:

  • En cuanto a insectos, los más importantes son la mosca blanca, el pulgón y la tuta, cuyos principales síntomas identificables serían el debilitamiento general de la panta y la caída de las flores.
  • Enfermedades causadas por hongos: son fácilmente distinguibles, pues suelen mostrar síntomas del estilo de manchas blanquecinas, grises o negruzcas (de apariencia mohosa) y podredumbres muy claras. Hay hongos que afectan a la tomatera con mucha frecuencia, como son:
      • El mildiu del tomate (manchas blancuzcas en el envés de las hojas).
      • La ceniza u oídio del tomate (manchas amarillas en el haz de las hojas, y blanquecinas en el envés).
      • Antracnosis del tomate (provoca manchas en los frutos, primero de tonos rojizos y posteriormente negras).
  • Tambiés pueden sufrir enfermedades víricas, siendo las más frecuentes las causadas por:
      • El virus del mosaico del tomate (mosaico de manchas de diferentes colores en hojas -tonos verdes- y frutos-tonos rojos-)
      • El virus del bronceado del tomate (decoloración moderada de hojas, y muy evidente de frutos).
  • En cuanto a enfermedades bacterianas, podríamos señalar como las más frecuentes el chancro del tomate y la sarna bacterianas. Las enfermedades bacterianas generalmente son reconocibles por la aparición de pústulas en tallos y frutos, y por la formación de manchas necróticas en frutos.

Las anteriores líneas pretenden ser una guía básica para ayudarte cuando decidas comenzar con el cultivo del tomate, pero debes tener en cuenta que el mejor maestro es la propia naturaleza, y la experiencia que adquieras tú mismo.

Fuente

Deja tu Comentario

Déjanos tu comentario

/* ]]> */