CULTIVOS FRUTOS DE LA HUERTA

Esponjas vegetales, cómo cultivarlas.

La Luffa cylindrica también es conocida como esponja vegetal, luffa, lufa, loofah, estropajo, quingombo o paste.

Las esponjas vegetales o luffas se pueden cultivar en zonas que presenten al menos unos meses de temperaturas por encima de 20 ºC. Tras la producción y maduración de los frutos se pueden obtener unas esponjas naturales de excelente calidad.

La lufa o luffa, más conocida como esponja vegetal se utiliza como producto de higiene personal gracias a su fibra vegetal, que estimula la circulación de manera natural.

La esponja vegetal se ha convertido en un producto muy demandado, y cada vez hay más gente interesada en comprar luffas para su higiene diaria.

El cultivo de la esponja vegetal

Las esponjas vegetales se suelen sembrar en primavera y los frutos estarán maduros y listos para ser cosechados en el otoño siguiente.

Se trata de una planta trepadora que puede llegar a alcanzar una altura de más de 15 metros, por lo que es importante que disponga de elementos a los que enredarse, como árboles o postes de madera. Sus hojas son grandes y dispone de flores masculinas y femeninas que han de polinizarse.

Elementos necesarios

Las luffas crecen en una diversidad de suelos, sin embargo, si buscas tenerlas de buena calidad, lo mejor es preparar tiestos espaciosos con tierra bien nutrida, y con un drenaje abundante. Necesitará mucho alimento, así que es buena idea que, antes de comenzar a cultivarla en casa, tengas listo un compost o materia orgánica saludable elaborada a partir de los restos de tu cocina.

El sitio de trabajo que elijas debe recibir sol directo, aunque si comienzas tu cultivo en el invierno lo mejor será elegir un cuarto más bien cálido (no caluroso), aprovechando la luz solar a través de ventanas durante tantas horas al día como sea posible.

También asegúrate de tener agua limpia para el riego. La de manantial es una genial fuente de líquidos y nutrientes, pero si sólo tienes agua del grifo, lo mejor es colocarla en un contenedor grande sin tapa, y dejar que los químicos se evaporen por 24 a 36 horas antes de usarla en el riego. La tierra de cultivo de las esponjas vegetales debe permanecer siempre húmeda, no mojada ni seca.

Cuando los brotes tengan ya suficiente fortaleza puedes colocarlas en el suelo, separadas entre sí y siempre que el clima sea cálido y no demasiado seco o lluvioso, ni tampoco demasiado ventoso. En estos casos, hacer un invernadero simple que puedas abrir podría ayudarte mucho.

Cómo plantar esponja vegetal

En el mercado podrás hallar las semillas de la Luffa. Prepara tu composta, el agua y la tierra en canteros o tiestos para hacer el cultivo inicial. Una vez que las semillas broten (y las tengas en tiestos o en el suelo) necesitarás colocar palos tutores y alambres para permitir su mejor desarrollo, pues la planta trepará y sus frutos (las esponjas) colgarán.

Para saber cómo cultivar esponja vegetal en casa, hay una técnica que necesitas desarrollar inevitablemente: la paciencia. Además de cuidar la humedad, la temperatura y otros asuntos, considera que las esponjas demorarán entre 110 y 180 días en madurar. Ten en cuenta estos tiempos para elegir el mejor momento de la siembra, en relación al clima de tu ciudad.

Cosecha

Cada planta de esponja vegetal, si se desarrollla correctamente, dará entre 10 y 20 frutos, que habrán de ser cosechados cuando la piel empiece a cambiar de color, transformándose en amarillo anaranjado.

Cuando los frutos ya estén maduros en la planta (tienen el aspecto de un pepino, en su mayoría) y se luzcan en un tono marrón y ya no completamente verde ni amarillento, estarán listos para su cosecha. Córtalos desde su nacimiento y ponlos directamente al sol cuando sea posible; si el clima no lo permite, colócalos en sol indirecto en una habitación seca, cálida y ventilada. Notarás que, al secarse, los frutos toman un color café parejo.

Cuando estén secas la esponjas, córtalas en su extremo y agítalas para quitarles las semillas de adentro. Si al agitarlas ya no hacen “ruido”, simplemente pela la piel exterior con un cuchillo de buen filo (y con cuidado) o con las manos, dependiendo de la variedad

En este vídeo puedes ver cómo se procesa una esponja vegetal una vez que ha sido cosechada:

Ya tienes lista una gran esponja vegetal. Puedes dejarla como está o cortar en rebanadas gruesas o por la mitad a lo largo, dependiendo de lo que prefieras para tus baños de inmersión con aceites esenciales, sales, o simplemente para usar con la lluvia de la ducha.

También puedes usarlas para lavar los platos en la cocina y hasta como macetas biodegradables!!! Seguramente le encontrarás otros usos a esta Eco-esponja.

Para mantenerlas por más tiempo y cuidar la higiene, es conveniente lavarlas en una mezcla de agua y vinagre. Cuando ya la veas deteriorada, simplemente la desechas en la pila de compost.

 

Fuente

Fuente

Con notas de Eva Cajigas

Deja tu Comentario

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

/* ]]> */