CULTIVOS FLORES Y BUENAZAS

Conoce las flores comestibles más comunes.

flores

Las flores comestibles son aquellas flores que pueden ser consumidas con seguridad. Es posible almacenar las flores comestibles para su uso posterior mediante técnicas tales como secado, congelado o inmersión en aceite. Se las puede utilizar para preparar bebidas, jaleas, ensaladas, sopas, almíbar y platos principales. Se puede preparar aceites y vinagres aromatizados con flores mediante inmersión de los pétalos en estos líquidos. Se pueden preparar flores dulces cristalizándolas con clara de huevo y azúcar.

La lista de flores comestibles es enorme. Las más conocidas son las rosas y las flores amarillas de las calabazas, pero también se pueden preparar buenos platillos con amapolas, claveles, azahares crisantemos, malvas, pensamientos, jazmín, gladiolos, salvia o violetas, entre tantas otras. Con todo, hay que tener en cuenta que no todas las flores son comestibles y que las que provienen de una florería pueden contener pesticidas. Por lo tanto lo recomendable es consumir sólo las flores bien identificadas y de procedencia segura. Las flores pueden mantenerse frescas en la heladera durante una semana.

Algunas Flores Comestibles entre Otras:

La Flor de Calabaza.

Las Flores de Calabaza, de sabor delicado y dulzón, son las más habituales en la gastronomía de diversos países como Italia (zuccini) y México donde se emplea en tamales, tortitas y sopas. Los Italianos en cambio las prefieren como relleno de raviolis y croquetas.

Esta hortaliza es bien conocida. El uso culinario de sus flores (cocidas, en guisos y sopas o fritas después de pasarlas por una pasta como la de los buñuelos), mucho mas.

Por supuesto, si se usan todas las flores de una planta, después no habrá frutos. Se dan durante un largo período en verano.flores

 

La Flor de Calendula.

Las Calendulas aunque tienen un sabor algo amargo se emplean junto con las hojas para aromatizar bebidas. Esta planta florece profusamente en invierno y primavera. También se conoce desde hace siglos su uso como medicinal, en pomadas, por su poder cicatrizante.

Las flores son amarillas, naranjas, marrones o bicolores; de ellas se usan las lígulas (pétalos), crudas, en ensaladas dulces o saladas, y con comidas o postres que tengan huevo como kiches, flanes y budines.

La Flor de la Rosa.

Con ellas se preparan dulces, como la popular rosa mosqueta de Bariloche, tartas, ensaladas de frutas, pimpollitos en vinagre, y como ingrediente en salsas de mariscos.

Los escaramujos (frutos) para elaborar mermeladas y siropes, los pétalos de las flores para aromatizar las ensaladas y en pasteles. Las hojas jóvenes secas y las raíces para té.

Los pétalos de las rosas cultivadas también son comestibles y con ellas se aromatizan las confituras o las tartas. Puede caramelizarse para añadir a los pasteles o freírse con huevo para hacer tortillas.

Todas las especies de rosas son comestibles. Sus frutos contienen grandes cantidades de vitamina C y han sido utilizados en épocas de guerra cuando faltaban las frutas o verduras frescas. Constituyen un medio de supervivencia natural en el campo al aguantar en el árbol durante todo el otoño e invierno. Solamente tenemos que tener la precaución de quitar las semillas y los pelos que irritan la boca.

La Flor del Geranio.

Los Geranios son originarios de África y aportan diferentes fragancias a tartas,tortas y pasteles: la Pelargonium graveolens (rosa), Pelargonium crispum (amarilla limón), Pelargonium odoratissimum (manzana), y Pelargonium tomentosum (menta). Se deben utilizar siempre las flores más frescas ya que pierden rápidamente su aroma.

La Flor de la Coqueta ( Bellis perennis).

Es una flor común en los jardines en invierno y primavera. Se vende como anual, pero en climas fríos es perenne. Ideal para pleno sol y suelos drenados. Se come cruda en ensaladas, y se usa para decorar.

La Flor del Clavel.

Muy conocidos como plantas de jardín y como flor cortada. Son perennes, originarias de climas fríos y de regiones montañosas. Requieren pleno sol, pero no se dan bien en zonas cálidas. Florecen en primavera o en verano. Sus pétalos, de formas vistosas y diferentes colores, se usan en ensaladas de frutas, y mezclados con crema.

La Flor de la Primavera (Primula polyanthus).

La Primavera es una de las plantas más comunes en el jardín de invierno. Su floración se produce en colores poco comunes como azul oscuro, terracota, morado, celeste, y en dos colores. Es una planta perenne de climas fríos, pero en zonas más cálidas se cultiva como anual. Requiere sol de mañana, sitios frescos y suelos ricos. Se propaga por división de matas en Otoño o por semillas. Se comen sus pétalos en ensaladas verdes, o se usan para decorar.

La Flor de los Pensamientos (Viola tricolor, Viola Wittrockiana, Viola odorata).

Conocidisimos como plantas de estación en otoño, invierno y primavera, son anuales y se siembran en otoño. Sus pétalos pueden ser usados en ensaladas dulces o saladas, a las que añaden colores poco comunes como terracota, negro, violeta, morado, amarillo, gris. También son irresistibles con quesos.

En la antigua Grecia era símbolo de fertilidad. Se la emplea como infusión digestiva, pero es en la cocina donde mejor se aprovecha como elemento decorativo e ingrediente de suave sabor en postres, ensaladas y como relleno para tortillas. Las violetas se pueden comer frescas, secas y confitadas. Es preferible evitar las de color amarillo porque son muy laxantes. Las hojas crudas o cocidas, se suelen usar para espesar sopas.

Las populares violetas mas comunes aparecen a fines del invierno y anuncian la primavera con su fragancia deliciosa y única. Las hay de diferentes colores: violeta, blanco, celeste, rosa, morado o amarillo. Sus flores son comestibles y se usan en ensaladas dulces o saladas, pero también cristalizadas o para hacer licor.

La Flor del Tulipán.

Los bulbos son perfectamente comestibles, y sus flores también. Existen en una variedad asombrosa de colores, lisos o combinados. Sus pétalos crudos se usan en ensaladas, o se rellenan con atún y papas hervidas y ciboulette sobre un colchón de hojas verdes. Se cultivan perfectamente en climas fríos.

La Flor de Taco de Reina o Capuchina (Tropaeolum).

Planta de sabor picante se aprovechan además de las flores, las hojas y los botones. Se consumen en ensaladas donde combinan bien con el perejil.

Muy conocida, es de un color naranja muy intenso, y de otros menos comunes aunque mucho más atractivos. Los pétalos de sus flores son comestibles y tienen un sabor peculiar, algo picante. Se usan crudos en ensaladas, o se rellenan las flores con bolas de queso, sal, pimienta y ciboullete.

flores

 

La Flor de la Manzanilla.

La manzanilla es una planta conocida desde tiempos inmemoriales como medicinal, y actualmente existen grandes plantaciones de ella con el objeto de exportar las flores secas para la obtención de aceites esenciales. Es una planta anual cuya floración se produce a fines del invierno y en primavera. Los pétalos crudos se usan en ensaladas dulces o saladas, y para hacer té.

La Flor de un Día (Hemerocallis).

Muy populares actualmente, su uso culinario es común en el extremo Oriente. Da sus flores desde fines del invierno hasta fines del otoño, combinando diferentes variedades.

Son plantas perennes que requieren pleno sol. Las flores se consumen enteras, como pimpollos o una vez que se han marchitado, en guisos y en sopas. También se pueden saltear y servir con verduras.

La Flor de Borraja.

Es una anual, consumida desde la Edad Media como verdura cocida. Se resiembra sola y germina en otoño. Posee flores azules pero también hay algunas con flores rosadas o de un blanco puro. Florecen durante meses en invierno y primavera. Las flores se consumen enteras, crudas, en ensaladas de frutas o saladas, o en cubitos de hielo para vinos.

La Flor del Crisantemo.

Los crisantemos son muy conocidos como plantas de jardín y como flores cortadas. Son plantas perennes, sub-arbustos, que florecen en otoño, con gran variedad de formas y colores. Se consumen sus pétalos crudos en ensaladas, y con naranjas.

La Flor Monarda didyma.

Es otra planta con flores vistosas y comestibles, blancas, rosas, bermellones, moradas, o purpúreas. Es perenne, requiere lugares húmedos y una sombra parcial. En la cocina se utiliza la corola completa, cruda, acompañando platos hechos con carne de cerdo, pescado y pollo, por su fuerte sabor.

La Flor Copete.

Plantas de jardín, muy conocidas, de larga floración durante los meses más cálidos del año.

Las flores son de color crema, amarillo, naranja, marrón, o bicolores. Requieren pleno sol.

A los pétalos se les saca la parte blanca y se los usa para acompañar arroces.

La Flor Salsifí.

Una hortaliza conocida por los gourmets, de la que se comen las raíces (se dice que tienen sabor a ostras). Es muy fácil de cultivar en suelos ricos y a pleno sol. También las flores son comestibles: de ellas se usan los pétalos crudos, en ensaladas dulces o saladas.

La Flor del Saúco.

Las bayas para comer solas o, sobre todo, para hacer confituras, especialmente con moras.

Las flores se pueden comer fritas en forma de buñuelos

Las especies americanas : Sambucus canadensis y Sambucus cerulea también presentan bayas y flores comestibles.

La especie mexicana Sambucucus melocarpa tiene bayas comestibles.

Todas las especies de saúco en las semillas contienen glucósidos cianogenéticos ( generadores de cianuro) y en la corteza así como en las hojas y frutos no maduros contienen el principio de la sambunigrina que, en contacto con una enzima , llamada emulsina, produce también ácido cianhídrico. No deben comerse, pues, sus frutos crudos, que resultan comestibles al someterlos a cocción o maceración.

La corteza puede resultar tóxica, especialmente a altas dosis. De igual manera el contacto de las hojas o las bayas en la piel puede producir casos de dermatitis.

Los síntomas que producen en caso de intoxicación son similares a los que resultan de ingerir almendras amargas.

La Flor del Trébol.

Las hojas tiernas en ensalada o cocidas. Flores secas y semillas para dar sabor al pan.

Los tréboles son comestibles, siempre que se consuman con moderación. En cantidades grandes producen hinchazón de vientre. Algunos pueblos antiguos, como los indígenas americanos incluso regaban los campos silvestres para que produjesen más.

La Flor de la Violeta.

La violeta es una planta herbácea, de la familia de las violáceas con tallos rastreros, hojas radicales con peciolos muy largos, ásperas y en forma de corazón con bordes festonados.

Produce pequeñas flores de color azul intenso, morado claro y a veces blancas de tallo largo y fino. Produce un suave aroma muy apreciado en perfumería, se utilizan para decorar platos, en ensaladas y muy típicas para hacer helado de violetas, son famosas las violetas de la región de Toulouse en Francia y también crece en las montañas de España.

Se emplea como planta de ornato en jardines y tiestos. Se la reconoce como símbolo de la modestia debido a que sus pequeñas flores parecen esconderse tímidamente bajo sus hojas grandes y acorazonadas.

Están son algunas de las flores comestibles entre otras, existen muchas mas.

flores

Algunos puntos a considerar con respecto al consumo de flores, son:

Algunas flores son tóxicas, otras son comestibles pero solo luego de haber sido preparadas de forma adecuada.
Es posible cometer errores al recolectar flores y recoger flores tóxicas en lugar de las variedades comestibles, si duda del tipo de flor que esta recolectando mejor dejarlas ante la duda.
Es posible tener reacciones alérgicas por consumir flores, especialmente por consumir polen.
Tanto las flores recolectadas como las provenientes de un cultivo comercial pueden haber sido tratadas con pesticidas tóxicos.
No se recomienda consumir flores dañadas, sucias o con insectos.

Fuente: naturaldharma.wordpress.com

Deja tu Comentario

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

/* ]]> */