CULTIVOS VERDURAS DE HOJA

Iniciando lechugas de semilla

¿Eres un amante de la lechuga romana o te gusta más la lechuga redonda? Sin importar la variedad que escojas, la lechuga es una cosecha resistente que crece bien en la mayoría de las regiones. Las semillas se siembran en interior y luego se plantan después de la primera helada. Con suerte, podrás hacer una ensalada con una deliciosa lechuga casera a inicios de verano. Continúa leyendo para aprender cómo sembrar lechugas.

Elige un cogollo de lechuga para sembrar en interior. Los cogollos de lechuga toman más tiempo en madurar. Si siembras las semillas en interior, las plantas pueden beneficiarse de una fecha de siembra temprana, y por lo tanto, una temporada de crecimiento más larga. Las lechugas romanas y redondas son dos tipos comunes de cogollo de lechuga.

  • Si vas a plantar lechugas de hojas sueltas, sáltate al siguiente método.
  • Si vas a plantar a finales de primavera o verano, es posible que necesites una variedad resistente al calor. Esto es especialmente importante si vives en un clima caliente.

Prepara bandejas de semillas. Puedes sembrar las semillas de lechuga en bandejas de semillas compradas en una tienda o hacerlas por tu cuenta con cartones de huevo viejos, cajas o papel periódico. Llena las bandejas de semillas alrededor de 1,3 cm (½ pulgada) de la parte superior con un caldo de cultivo sin suelo. Humedece el caldo de cultivo en la preparación para sembrar las semillas.

  • Las semillas ya contienen los nutrientes que necesitan para germinar, por lo que puedes plantarlas en un caldo de cultivo sin suelo. Puedes comprar un caldo de cultivo o hacer uno a partir de una mezcla igual de vermiculita, perlita y musgo del esfagno molido.
  • Debido a moverás las semillas del suelo una vez que broten, la estética en las bandejas con las semillas no es tan importante como su funcionalidad.

Siembra las semillas entre 4 y 6 semanas antes de la última helada de primavera. Esto les dará tiempo para germinar y brotar antes de que el suelo sea lo suficientemente blando como para plantarlas afuera. Dispersa las semillas uniformemente en los compartimentos en la bandeja de semillas. Usa los dedos para presionarlas ligeramente en el caldo de cultivo.

Dale a las semillas bastante luz solar y agua. Coloca la bandeja en una ventana que reciba luz solar y mantén el caldo de cultivo húmedo en todo momento. Si dejas que se seque, es posible que las semillas no puedan crecer.

  • Puedes cubrir las bandejas de semillas con unas cuantas capas de papel periódico durante la primera semana hasta que las semillas broten. Mantén el papel periódico húmedo con agua todo el tiempo y retíralo cuando veas que empiecen a salir brotes verdes.
  • No riegues en exceso las semillas. Si la bandeja se inunda es posible que las semillas no crezcan.

Trasplanta los plantines al jardín. Lo más temprano que puedes trasplantar los plantines es dos semanas antes de la última fecha de helada de primavera. Cava hoyos en filas con una separación de 40,5 cm (16 pulgadas), solo lo suficientemente profundo para plantar las bolas de raíz bajo tierra. Levanta los plantones de lechuga de la bandeja de semillas y colócalos en los hoyos. Suaviza el suelo alrededor de las raíces para que los plantones se mantengan erguidos, plantados en la misma profundidad en la que estaban en las bandejas. Riega los plantones a fondo.

  • Para obtener mejores resultados, primero “endurece” los plantones colocando la bandeja en un área al aire libre parte del tiempo. Hazlo durante 2 o 3 días, aumentando el tiempo de exposición al aire libre cada día.
  • Puedes continuar sembrando plantones en interior y trasplantarlos afuera durante la temporada de crecimiento. Selecciona las variedades resistentes al calor para el trasplante de verano.
  • Usa una regadera o una manguera con una boquilla de spray para regar el jardín con las lechugas. No inundes por completo las plantas en agua; solo asegúrate de que el suelo esté húmedo.

Fertiliza la lechuga 3 semanas después del trasplante. Usa compost o lombricompuesto alrededor si tocar las plantas.

Corta las hojas maduras. Cuando las hojas luzcan lo suficientemente maduras como para comer, similares a las hojas de lechuga que comprarías en el supermercado, córtalas con un cuchillo de cosecha o unas tijeras. Después de unas semanas, cuando la planta esté madura, querrás cortarla del suelo. Si la dejas, la lechuga se malogrará con el tiempo.

  • Recolecta las hojas por la mañana, ya que por la noche adquieren una frescura que conservarán si las recoletas temprano.
  • La lechuga empieza a “producir semillas” en condiciones calientes hacia el final de la temporada de crecimiento. Empieza a producir semillas y adquirir un sabor amargo. Puedes evitar que esto pase al pellizcar el centro de la planta. Si una planta de lechuga termina produciendo semillas, guarda el mejor ejemplar para tener semillas la temporada siguiente. Si son muchas, descártalas.

Almacena la lechuga recolectada en el refrigerador. Si no comes la lechuga de inmediato, puedes guardarla. Si la pones en una bolsa de plástico con algunas toallas de papel, debe durar hasta 10 días.

Fuente

 

Deja tu Comentario

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

/* ]]> */