AROMÁTICAS Y MEDICINALES

Cultiva mostaza negra: sabor para tus comidas, nutrientes para tu huerta

mostaza, abono verde, biorremediación, fertilidad, picante, hoja, semillas

La mostaza negra o ajenabe (Brassica nigra) es una planta herbácea anual, cultivada por sus semillas, que se emplean como especia. Hoy es menos frecuente que la mostaza parda (Brassica juncea) y que la blanca (Sinapis spp.), pero se cultiva aún, en especial en la India, como fuente de aceite e ingrediente en aderezos. Se consume también como verdura de hoja.

Hábitat

Se estima que la mostaza negra es originaria de la región mediterránea, pero se ha naturalizado en buena parte del mundo. Crece de forma silvestre en prados, terrenos baldíos, a la vera de los caminos o en cualquier terreno soleado y ligeramente seco.

Características botánicas

Podemos ver a  Brassica nigra durante todo el año (según el clima, eso sí) puesto que es una herbácea anual. Está formada por un tallo principal y no muchas ramificaciones. Sus hojas son bastante grandes en comparación con el tamaño que llega a alcanzar la planta.

La mostaza negra suele crecer con bastante intensidad si encuentra los medios adecuados, y a pesar de ser considerada como un herbácea, puede superar el metro de altura sin problemas.

Clima y datos de temperatura

Como muchas otras plantas aromáticas o medicinales, Brassica nigra es propia del clima mediterráneo con temperaturas altas en verano, suaves en invierno, pocas precipitaciones y suelos con bajo contenido en materia orgánica.

Sin embargo, podemos encontrar la mostaza negra en casi cualquier parte, siempre que no se encuentre muy limitada por el clima. Por ejemplo, en algunos climas tropicales o sub-tropicales así como los continentales, también puede crecer y desarrollarse este cultivo.

Hay que tener en cuenta que el ciclo productivo dura en torno a 4 meses (120 días). Con temperaturas agradables, su cultivo se hace más fácil y se produce mayor cantidad de semillas. Sin embargo, también soporta con relativa facilidad temperaturas bajas.

La época ideal de siembra, para jardines y terrenos en la zona del mediterráneo, será a inicios de primavera. En zonas frías se puede retrasar un poco el cultivo, de cara a evitar los últimos coletazos de temperaturas frías que puedan originar heladas.

Características del suelo o sustrato

Nos encontramos con una planta bastante rústica en lo que a elección de suelos se refiere. Tiene algunas preferencias, eso sí. Se ha demostrado que Brassica nigra enraiza mejor en suelos calizos, de consistencia media, profundos y frescos.

No funciona bien combinarla con otras brasicáceas, puesto que suelen tener los mismos requerimientos nutricionales y a largo plazo llegan a afectar al suelo.

Riego y abonado

Con un abono simple rico en materia orgánica para restablecer las propiedades del suelo y los microorganismos, será más que suficiente para desarrollar el ciclo completo de la mostaza negra.

A la hora de preparar el suelo, es necesario que esté mullido en profundidad para fomentar el crecimiento de sus raíces, pues sus raíces llegan a zonas donde otras plantas no acceden. Con ello conseguiremos distribuir la materia orgánica aportada y mejorar las propiedades físicas del suelo (aireación, granulado, retención de agua, etc.).

En cuanto al riego, no necesita aportes de agua continuados ni muy voluminosos. Está acostumbrada a periodos de sequía (hay quien dice que mejora su contenido en aceites esenciales). En nuestro caso, lo recomendable será aportar unos mínimos hídricos, aquellos que hidraten la tierra sin encharcar, y reactivar el riego una vez veamos que la tierra vuelve a secarse.

mostaza, abono verde, biorremediación, fertilidad, picante, hoja, semillas

Recolección de semillas

A partir de los 40 días desde que la semilla germina se inicia la floración. Todo dependerá también del clima en el que nos encontremos y de la acumulación de horas frío. La fructificación es rápida (verano, como norma general), las semillas empiezan a ennegrecerse (recordemos que es mostaza negra) y los tallos se amarillean (pierden clorofila).

Su interesante principio activo

Un secreto que guarda Brassica nigra (mostaza negra) es su contenido en alilglucosinolato. Aunque este “ingrediente” sólo forma parte del 1 % del total de la mostaza, en contacto con la enzima mirosinasa, produce el compuesto picante al que todos estamos acostumbrados. En el caso del rábano o el wasabi, también lo producen.

Es una técnica de autodefensa de la planta para evitar que los animales se alimenten de ella. Al estar tan picante, muchos seres vivos prefieren buscar otra forma de alimentación.

Usos medicinales y culinarios

mostaza, abono verde, biorremediación, fertilidad, picante, hoja, semillas

La mostaza negra (Brassica nigra) se utiliza como especia seca o molida más que para la elaboración de la popular salsa de mostaza. Esto es porque, para el paladar occidental,  la mostaza negra es demasiado “fuerte”, y tan sólo se utiliza una pequeñísima cantidad.

Sus hojas son comestibles crudas en ensaladas, aportando un sabor muy particular. Las flores también pueden consumirse frescas en la decoración de platos.

  • Tiene grandes propiedades: Pungente y cálida, la mostaza estimula la digestión y el metabolismo.
  • Usada en cataplasmas – encima de una capa de grasa o vaselina que protege la piel de irritaciones –
  • Alivia los reumas y los problemas respiratorios, como asma, bronquitis y neumonía.
  • Además, ha sido utilizado en la industria cosmética y alimenticia como fungicida y antiséptico natural.

La mostaza como regeneradora de suelos

La mostaza se utiliza como cultivo de cobertura, o también llamado abono verde. Los abonos verdes sirven para proporcionar al suelo un descanso activo que permite a nuestra huerta recargarse de fertilidad, controlar las plantas adventicias o malas hierbas y mejorar la estructura del suelo, todo ello de una manera muy sencilla y muy poco laboriosa.

El abono verde es una técnica muy antigua que se esta aplicando ampliamente en la actualidad, gracias a las nuevas aproximaciones a la agricultura como la permacultura y la agricultura regenerativa que basan gran parte de sus acciones a promover la vida microbiana y los nutrientes en el suelo, incrementando muy notoriamente la fertilidad de manera estable.

Estudios demuestran que la mostaza negra propicia la biorremediación, puesto que la planta actúa como filtro reteniendo los metales y evitando que lleguen a las capas freáticas, es decir, las agua subterráneas.

La Huerta de Antonia

Con información de:

http://www.lavanguardia.com/

https://es.wikipedia.org

https://www.agromatica.es/

https://urandia.blogspot.com.ar/

https://www.horticultor.es/

 

 

Deja tu Comentario

Déjanos tu comentario

/* ]]> */