CULTIVOS FRUTOS DE LA HUERTA

Recomendaciones para realizar una buena plantación de frutillas

frutillas, estolones, fresa, mulch

La frutilla se puede plantar en verano, otoño y primavera, pero la forma como realicemos esta acción incidirá de manera directa en la producción. Un especialista del INTA explica cómo realizar la plantación para obtener fruta de excelente calidad y buenos rendimientos.

La frutilla, cuyo nombre científico es Fragaria sp y perteneciente a la familia de las rosáceas, se cultiva en toda la Argentina desde Jujuy hasta Tierra del Fuego, ocupando una superficie de entre 1500 a 1700 hectáreas.

La zona de Mar del Plata tiene una destacada participación en este cultivo ya que con 120 hectáreas, aproximadamente, es la principal abastecedora del mercado interno desde fines de primavera hasta el otoño. También parte de la producción de esta zona se exporta en fresco e industrializado al exterior (Estados Unidos y Europa).

Enrique Adlercreutz, de la OIT Mar del Plata del INTA, expone que existe un proyecto de INTA Producción Integrada de Frutilla que se coordina desde Tucumán, del cual participa. “Se hacen asesoramientos puntuales a productores, parcelas experimentales y demostrativas evaluando variedades, agroquímicos, técnicas de producción, etc. Desde hace un año y medio esta Oficina de Información Técnica formó el primer grupo Cambio Rural de productores de frutilla en la zona”.

Paso a paso

De acuerdo con el técnico, si bien todas las fases del manejo del cultivo son importantes, las tareas a realizar en el momento puntual de la plantación pueden incidir en la productividad y en la calidad de la fruta. Esta labor afecta aspectos como: mortandad de plantas, distribución adecuada de agua y fertilizantes (mayor productividad), eficiencia de los tratamientos (mejor control de enfermedades y plagas), eficiencia y practicidad de cosecha, etc.

frutillas, estolones, fresa, mulch

El primer paso es la elección y diseño del lote, siendo conveniente hacer los lomos a favor de las pendientes para disminuir la acumulación de humedad y el encharcamiento en las calles (entre los lomos) pero evitando que la pendiente supere 2% de desnivel. Esto, junto a otros aspectos de manejo, redundará en una menor incidencia de enfermedades de raíz y corona” agrega Adlercreutz.

En cuanto a la cama de plantación, el técnico aconseja que si el cultivo antecesor no ha dejado suficiente residuo es una buena práctica sembrar  Moa o avena e incorporar estos cultivos como abono verde, para aportar soltura y favorecer la estructura de los lomos.

Es conveniente hacer alguna labor de profundidad, como pasadas con cincel a favor de las pendientes mayores, para favorecer el drenaje del agua y, de esta manera, evitar la acumulación de sales, recalca el profesional.

Más cuidado mayor producción

Para obtener una fruta más sana y una mayor producción, Adlercreutz brinda una seria de recomendaciones a tener en cuenta:

  • Con la debida antelación, se deben realizar muestreos completos agua y de suelo para determinar la aptitud para al cultivo de frutilla, como así también su condición inicial y establecer la fertilización base y las posibles enmiendas (yeso, cal, azufre, etc.) a aplicar.
  • Los lomos deben ser en general voluminosos, siendo la finalidad del alomado lograr una cama de plantación: alta, mullida pero firme, aireada, de buen drenaje, que permita el desarrollo adecuado del sistema radicular y la distribución uniforme del riego y los fertilizantes.
  • El mulch o cobertura plástica de polietileno puede ser de color blanco o negro, siendo sus principales ventajas: el control de malezas, la conservación de la humedad del suelo, el mantener la fruta limpia ya que no apoya en el suelo, mejorar la temperatura del suelo y evitar la lixiviación de nutrientes.
  • Es fundamental que los lomos estén ya listos cuando ocurra la llegada de los plantines desde el vivero, contemplando que se necesitan 15 jornales para plantar una hectárea de frutilla. De tener que conservar los plantines por un tiempo, es conveniente hacerlo en heladera o cámara frigorífica.
  • El marco de plantación es muy variable, pero a grandes rasgos se plantan dos filas de plantas por lomo separadas 30 cm. cada una y la distancia de las plantas dentro de la fila va de 25 cm. a 35 cm. dependiendo de las zonas y variedades. Un marco de plantación adecuado permite una distribución equitativa del agua y fertilizantes como así también una mejor penetración en el follaje de los productos aplicados y por lo tanto un mejor control de enfermedades y plagas.
  • La plantación en si consiste en: Sumergir los plantines 10 minutos en una mezcla de: funguicida + estimuladores de enraizamiento como Inicium y Azospirillum entre otros.
    Con la ayuda de una planchuela plantar el plantín en el lomo hasta la altura de la corona, evitando que las raíces queden torcidas.
    Retirar la planchuela sujetando el plantín con la otra mano.
    Apretar la tierra circundante al plantín.

Luego de la plantación se debe regar el lote convenientemente mediante riegos por aspersión o en su defecto riegos por goteo, los cuales deben ser cortos y frecuentes pero espaciados en el tiempo para lograr mojar la totalidad del lomo.

Otro cuidado en post-plantación es el control periódico de hormigas ya que en poco tiempo pueden dañar muchas plantas.

La Huerta de Antonia

Fuente

Deja tu Comentario

Déjanos tu comentario

/* ]]> */