PLAGAS PLANTAS SANAS

Transgénicos: ¿Qué es el Maiz Bt?

maíz, Bt, transgénicos, control biológico

El maíz Bt es un tipo de maíz transgénico que produce una proteína de origen bacteriano. La proteína Cry, generada naturalmente por Bacillus thuringiensis es tóxica para las larvas de insectos barrenadores del tallo, que mueren al comer hojas o tallos de maíz Bt.

Los barrenadores del tallo (Diatraea saccharalis y Ostrinia nubilalis) son insectos lepidópteros que constituye la principal plaga del cultivo de maíz en muchos países productores. Sus larvas se alimentan de los tallos y las hojas, dejando galerías que dañan la planta, la quiebran, impiden el transporte de nutrientes y sustancias y son vía de entrada para hongos.

maíz, Bt, transgénicos, control biológico

Cómo funciona el Bt?

La denominación “Bt deriva de Bacillus thuringiensis, una bacteria que normalmente habita el suelo y cuyas esporas contienen proteínas tóxicas para ciertos insectos. Estas proteínas, denominadas “Cry” o cristal paraesporal, se activan en el sistema digestivo del insecto y se adhieren a su epitelio intestinal causando la formación de poros en el tracto digestivo larval, alterando el equilibrio osmótico del intestino. Esto provoca la parálisis del sistema digestivo del insecto el cual deja de alimentarse y muere a los pocos días. Esos poros también naturalmente pueden producirse por bacterias entéricas como Escherichia coli y Enterobacter que entran al hemocoel donde se multiplican y causan sepsis. Las toxinas Cry son consideradas inocuas para mamíferos, pájaros e insectos “no-blanco”. Hay varias proteínas Cry (y por lo tanto diferentes genes cry) y cada una es específica para un tipo o grupo de insectos o Bt.

Efectos ambientales de los maíces transgénicos Bt

Como muchos ya sabemos, los transgénicos parecen ofrecernos soluciones a la hora de cultivar, pero son más las consecuencias negativas en el ambiente y la salud que sus tan promocionados beneficios.

Aparición de otras plagas

Otros insectos pueden sustituir a la plaga del taladro en los campos de maíz transgénico. Por ejemplo, la toxina Bt, producida por el maíz MON 810 (de la empresa Monsanto), no afecta a las larvas de la oruga Striacosta albicosta, cuya población aumentó de forma notable en determinados años en las parcelas de maíz Bt comparadas con el maíz convencional.

Los únicos datos relacionados son experimentos en laboratorio en los cuales se alimenta a algunos insectos con toxina Bt directamente. Es decir, con dosis mucho más elevadas de las que se podrían llegar a encontrar nunca en un ecosistema natural. Por tanto, no existen pruebas experimentales que demuestren que los sistemas fluviales puedan sufrir daños debidos a los cultivos Bt.

Contaminación genética

Existen muchos casos de contaminación transgénica, es decir, aparición de plantas con los caracteres de las variedades transgénicas en cultivos originalmente no transgénicos (tanto de producción convencional como ecológica) causados por cruzamiento accidental.

La contaminación genética de los cultivos no depende únicamente de su proximidad a campos de transgénicos, sino de múltiples factores como el tamaño y la forma de la parcela, los vientos dominantes, el relieve del terreno y la superficie sembrada con variedades manipuladas genéticamente (OMG)

El maíz, se fecunda por polinización cruzada (las flores femeninas se fecundan por polen procedente de otras plantas), produciendo grandes cantidades de polen que dispersan el viento y los insectos. En determinadas condiciones climáticas, el polen puede elevarse a gran altura y viajar a grandes distancias, polinizando campos muy distantes.

Es evidente que resulta prácticamente imposible impedir la dispersión del polen, evitando totalmente la polinización no deseada de un cultivo y la contaminación de ecosistemas. Por lo tanto, el maíz transgénico es una grave amenaza para la conservación de la diversidad de otras variedades de maíz. Y además, un perjuicio para la producción convencional y ecológica.

La contaminación genética asociada a los cultivos transgénicos es una realidad incuestionable, por mucho que se intente evitar, es imprescindible regular un aspecto fundamental que la industria biotecnológica intenta eludir a toda costa: la responsabilidad por daños. Es inaceptable que las mismas empresas que exigen el pago de derechos por sus semillas patentadas, continúen eludiendo su responsabilidad por los daños y perjuicios que causan, obligación que deben compartir también los agricultores que siembran OMG.

El colmo de la contaminación transgénica: el caso del agricultor Percy Percy Schmeiser

El 21 de mayo de 2004, el Tribunal Supremo de Canadá declaró a Percy Schmeiser culpable del insólito delito de utilizar para la siembra semillas de su propia cosecha, que contenían un gen propiedad de la multinacional agroquímica Monsanto. Schmeiser no tenía el menor interés en utilizar la variedad patentada por la compañía, pero el polen de campos transgénicos vecinos había contaminado su cultivo. El alto tribunal consideró un atenuante el hecho de que Schmeiser no se hubiera beneficiado del gen patentado (al no haber utilizado el herbicida al que confería resistencia), suavizando una condena anterior que obligaba al agricultor a pagar a Monsanto el importe íntegro de los ingresos obtenidos por la venta de su cosecha (unos 19.000 $), más 153.000 $ en concepto de costas judiciales.

El Bt utilizado en control biológico

maíz, Bt, transgénicos, control biológicoEl problema no reside en el uso de Bt, sino en su forma de aplicación. Ya vimos los perjuicios de su uso en maíces transgénicos, ahora conoceremos su uso para control biológico.

Descubrimiento y estudio

Bacillus thuringiensis fue descubierta en 1902 por el biólogo japonés Shigetane Ishiwatari. En 1911, la bacteria fue redescubierta en Alemania por Ernst Berliner, quien la aisló como causante de una enfermedad que contraían las orugas de polilla gris de la harina (llamada “Schalffsucht”). En 1976, Robert A. Zakharyan informó de la presencia de un plásmido en una cepa de B. thuringiensis y sugirió que éste participaba en la formación de endosporas y de cristales.​ B. thuringiensis está estrechamente relacionada con B. cereus, una bacteria de los suelos, y con B. anthracis, la causante del carbunco: estos tres organismos se diferencian principalmente por sus plásmidos. Al igual que otros miembros del género, estas tres bacterias son aerobios capaces de producir endosporas.​ En la esporulación, B. thuringiensis forma cristales de δ-endotoxinas proteínicas de acción insecticida (llamados cristales de proteína o proteínas Cry), que son codificados por los genes Cry. En la mayoría de las cepas de B. thuringiensis los genes Cry están localizados en los plásmidos.

Las toxinas Cry son específicamente activas contra insectos de los órdenes Lepidoptera (polillas y mariposas), Diptera (moscas y mosquitos), Coleoptera (escarabajos), Hemiptera (chinches) y contra los nemátodos (gusanos). Así, B. thuringiensis actúa como una importante reserva de toxinas Cry para la producción de insecticidas biológicos y de cultivos modificados genéticamente.

Uso en el control de plagas

Desde 1920 se han utilizado las esporas y los cristales de proteína insecticidas producidos por B. thuringiensis en el control de plagas.​ Actualmente se utilizan como insecticidas específicos bajos nombres comerciales como Bioster, Dipel y Thuricide. Estos plaguicidas son considerados respetuosos con el medio ambiente por su especificación, ya que su efecto sobre los humanos, sobre la vida silvestre, sobre los polinizadores y sobre muchos otros insectos beneficiosos es mínimo o casi nulo.

Para que las tóxinas actúen por tanto deben ser ingeridas por los insectos, normalmente en fase larvaria, que suelen ser las formas que se alimentan de tejido verde. Un factor a tener en cuenta en la eficiencia de estas toxinas, es la necesidad de activación, dentro de un medio con Ph alcalino, condición que se cumple en el tracto digestivo de las larvas de insecto. El mecanismo de acción es muy rápido, en torno a las dos horas y sus efectos son apreciables ya a los dos días de su aplicación, se produce una hemorragia interna generalizada en todo el insecto, pierde capacidad de sintetizar alimento, se paraliza su capacidad de alimentación con la inactivación del sistema de mandíbulas y el insecto muere irremediablemente. Se aprecia una destrucción de los tejidos externos, las larvas se arrugan y caen de las hojas o flores.

Datos:

–          Bt funciona muy bien para la erradicación de orugas, larvas y gusanos, fundamentalmente de lepidópteros, actuando también, sobre minadores. Podemos decir que su efecto es larvicida.

–          La cepa Bt kurstaki es activa contra lepidópteros y al contrario que la mayoría de los insecticidas, no tiene un amplio espectro de actividad de manera que no mata insectos beneficiosos como insectos predadores o polinizadores.

–          La potencia de acción de Bt se mide en % o U.I/gr. Así lo solemos encontrar al 16-32% que viene a ser 16-32 millones de U.I por gramo de producto.

–          Larvas jóvenes se ven más rápidamente afectas, puesto que la cantidad de endotoxinas que precisan para romper sus sistemas digestivos es menor.

–          Las fases adultas del insecto y los huevos no se ven afectas por la actividad de la bacteria, por lo que deberemos conocer el ciclo vital de la especie a erradicar y completar el tratamiento en la duración de ese ciclo.

–          El Bt debe almacenarse dentro de los márgenes establecidos de conservación puesto que la toxina de Bt es extremadamente perecedera. Debe almacenarse en lugar fresco y seco; temperaturas superiores a 30 ºC y humedades altas disminuyen su actividad: es aconsejable almacenar a menos de 25 ºC.

–          Se puede incrementar el provecho del producto mediante la aplicación de inhibidores de los rayos UV y con la aplicación de estimuladores del apetito.

–          La actividad del Bt no es preventiva, sino es de combate y erradicación una vez localizada la plaga en nuestro cultivo.

–          Bacillus thuringiensis serotipo israelensis, una cepa de Bt que se emplea ampliamente como larvicida contra los mosquitos, también se considera un método para controlar la población de mosquitos respetuoso con el medio ambiente.

La Huerta de Antonia

https://es.wikipedia.org/

https://www.ecologistasenaccion.org

http://www.elbruixot.com

Deja tu Comentario

Déjanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

/* ]]> */